Identidad de Género

Una mujer transexual cuenta parte de su experiencia

 

 

Hoy iba en mi coche manejando por la ronda del litoral en Barcelona, (después de un tiempo por fin pude comprar uno la semana pasada, viejito, usado, pero bueno no esta mal y anda bien)

Recordaba hace dos años cuando andaba en mi anterior coche (uno mas viejito que este) y sentía el temor de ir vestida de mujer, sentía que todos me miraban, trataba de esconderme, bueno mil cosas, y me sonreí.
Hoy estoy yendo a mi segundo día de un nuevo trabajo que empecé en una agencia muy grande de encuestas que queda en la calle Roma Cerca a la estación de Sants, a los que conozcan por acá.

Si la semana pasada me llamaron para hacerme una encuesta de productos, estuve casi una hora viendo spots publicitarios que no se ven todavía y dando opiniones, Al terminar pregunté si no había trabajo, me hicieron llenar una hoja de vida. El lunes llamé y vaya que vaya el martes a las 10. Pensé que era entrevista, pues no, les gusto mi curriculum y era para trabajar. Tráigame sus papeles para el contrato,

“Espera un momento, quiero advertirte que soy una chica transexual y te vas a encontrar que mi NIE tiene un nombre que no me corresponde”


No importa, me dijo la jefe, para mi eres una mujer igual a las demás
. Y vamos ahi estoy.

Eso mismo me dijeron las otras partes en las que trabajo también, una en mayo del año pasado y otra en noviembre. Pasé muchos sinsabores pensando que nunca iba a encontrar trabajo, pero el hecho de verme como soy ahora, y no temer a revelar mi condición, me ha ayudado a poder no sólo tener trabajo, sino haber podido mejorar mi forma de vida.

Esta tarde mis amigas me han dicho algo muy significativo “Como estás de bien ya con coche y con trabajo, que alegría, te vemos muy bien y te vemos muy guapa, se te nota en la cara la felicidad”

Esta tarde pues tengo la tarde del miércoles de fiesta, estaba cosiendo, y pensaba “como me gusta la vida que llevo ahora, tengo trabajo, no me preocupo por negocios ni otras cosas y puedo pensar en mi y en hacer lo que me gusta llevar la vida que llevo me hace sentir muy bien… el que me vendió el coche está ahora por salir conmigo, y otro chico también, además me encanta estar con mis amigas cada vez que puedo tomando un café o en su piso o en cualquier lugar.

Creo que la vida nos la hacemos nosotras mismas… lo único que yo necesitaba era lanzarme al agua, y he aprendido a nadar.

 ni siquiera podía pagarme una comida en las reuniones con mis amigas transexuales, ellas pedían comida, yo escasamente un bocadillo y tomaba de lo que quisieran darme, pasé muchas necesidades, pero no estuve en calle. Nunca dejé de tener donde vivir afortunadamente, pero mi primera ropa que tuve y cosas que aún conservo fueron regalados o cogidos de la ropa que daban en los cotenedores de humana. Nunca me puse una cosa de mi talla, me dolían los pies con los zapatos que encontraba, o me apretaba o me quedaba la ropa grande. Ahora tengo cosas que compro por mi misma, pero la vía no fue un camino de rosas.

Fuí despreciada por mis amigos y mi familia, me cerraron las puertas adonde iba, me miraban mal, se burlaban de mi, me criticaban y perdí el amor hasta de mi esposa. Pero el cariño y el amor de mi hijo me hizo que yo superara todo esto. Hoy tengo muchas amigas nuevas que me quieren, mi casa se ha estabilizado emocionalmente conmigo, y veo todo de otra manera.

A %d blogueros les gusta esto: