Identidad de Género

Tratamiento hormonal sustitutivo

 

 

Regresar a Web

 

 

Los resultados del tratamiento masculinizante son muy satisfactorios. Hoy en día, en los transexuales mujer-a-hombre (FTM) es sencillo conseguir los caracteres masculinos.
 

El tratamiento hormonal sustitutivo, en el caso de los hombres transexuales, será a base de testosterona ya que, al no poseer los órganos que de forma natural producen esta hormona (los testículos) su cuerpo no puede producirla por si mismo.
 

Las llamadas hormonas gonadales (estrógeno en la mujer y testosterona en el hombre) son necesarias ya que sin ellas se producirían trastornos graves en el organismo. Por ello en las personas que sufren disforia de género, la hormonación es para toda la vida, puesto que al eliminar la función de los ovarios o testículos, estas hormonas desaparecen. 
 

Los cambios durante la hormonación son muy variados, y según la persona pueden darse más rápida o más lentamente. Que la persona no sienta que en su cuerpo se producen cambios, no quiere decir que no se estén produciendo.
 

Esta fotografía muestra a un hombre transexual antes y después del tratamiento:

 

 

 

 

Cambios: 
 

Los cambios físicos comenzarán a ser tímidamente visibles a partir de los dos o tres meses de tratamiento y, dependiendo del paciente, se darán a lo largo de dos, tres, cuatro o cinco años hasta alcanzar la masculinización total.
 

Se puede decir que el paciente “regresa” a la edad de la adolescencia, sin excedernos en la comparación. El paciente transexual vive una segunda pubertad.
 

– Los primeros cambios, al igual que en las chicas, son los cambios psico-emocionales: aumento de la líbido y del deseo sexual, sensación por momentos de contrariedad, euforia, hiperactividad, disminución de las emociones y del sentimiento.
 

– Después, poco a poco, la piel del rostro se vuelve más grasienta y se engrosa (produciendo en la mayoría de los casos el acné típico de los adolescentes).
 

– La voz comienza a sufrir modificación, pues las cuerdas vocales se engrosan produciendo una voz más grave hasta alcanzar un timbre  masculino. Esto explica la aparición de los gallos y afonías -típicos de los adolescentes-.
 

– La menstruación desaparecerá en los primeros meses reversiblemente, luego definitivamente.
 

– Las facciones poco a poco se endurecen, se masculinizan.
 

– Hay hiperhidrosis corporal (aumento de la cantidad de sudor).
 

– El vello facial comienza a crecer muy tímidamente sobre el labio superior, cuello y los lados de la cara. Según el paciente vaya afeitándose, el vello ira haciéndose mas duro. La barba, como ocurre en los adolescentes, es lo que más tiempo lleva formarse.
 

 

 

– Las mamas reducirán ligeramente su volumen pero no llegarán a desaparecer, para eso existe una intervención llamada masculinización del torax.
 

 

 

– Se dará un crecimiento del vello corporal según patrón masculino –brazos, piernas, pecho- dependiendo de la genética de cada persona. Igualmente puede haber pérdidas de pelo formándose las típicas entradas masculinas pudiéndose dar el caso de alopecia andrógina (calvicie típica en muchos hombres).
 

– Se dará un aumento del tejido muscular, de la fuerza y de la resistencia física.
 

– El cuerpo irá cobrando poco a poco las formas masculinas perdiendo volumen en las caderas y cogiéndolo en la barriga, y aumentándolo en espalda y hombros.
 

– El paciente deja de ser paciente de riesgo para las enfermedades típicas femeninas (por ejemplo, la osteoporosis) y entra a formar parte de los pacientes con riesgo de las enfermedades típicamente masculinas (como el infarto de miocardio).
 

El esqueleto no sufre modificación si el paciente ha finalizado su etapa de crecimiento, por eso, el paciente no crece.
 

 

Clases de hormonas:
 

– Inyectables
– Parches
– Gel
 

 

Si quieres leer información acerca de algunos de los medicamentos clic aquí.
 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: