Identidad de Género

Entrevista a Isabel Rico, moderadora de esta página

Regresar a la Web

 

 

 Isabel Rico Sanchez. Escritora y moderadora de esta página web.

 

Isabel Rico cuenta con una amplia experiencia en la psicología y el trato con personas que padecen Disforia de Género.
 
A pesar de no ser una mujer transexual, gracias al constante estudio y la investigación, ha logrado alcanzar un alto nivel de conocimientos, además de reunir un amplio e interesante repertorio de anécdotas con transexuales.
 
Joven escritora, prepara una obra en la que introduce la temática transexual. En esta entrevista nos cuenta como entró en contacto con este problema y nos ayuda a desvelar dudas acerca de esta realidad, desconocida para muchos, llamada Transexualidad.
 
 

 
¿Cuándo y de que modo oíste hablar por primera vez de la transexualidad?
 
De la transexualidad femenina había oído hablar siempre, si bien el término no estaba muy claro en mi cabeza, puesto que hasta hace poco no se ha comenzado a diferenciar travesti de transexual, por lo tanto tenía un cacao en la cabeza con respecto a este tema.
De la transexualidad masculina oí hablar por primera vez en Gran Hermano. Y la verdad es que fue muy novedoso para mí, puesto que sabía que se daba el caso contrario, pero no que existiera la transexualidad masculina. Así que decidí informarme y comencé a ser asidua a los foros transexuales. Ahí comencé a ser plenamente consciente del problema y a comenzar a informarme y entenderlo en toda su amplitud.
 
Explícame en que consiste el problema.
 
Bueno, a estas alturas puedo decir que creo que el hecho de ser transexual debe darse desde la gestación en el vientre de la madre, ya sea por culpa de un problema hormonal, cromosómico… Un problema físico, nunca mental, pero para no echar aquí un rollo patatero, lo explicaré en pocas palabras.
El hombre transexual es hombre desde siempre. Su problema: haber nacido en un cuerpo femenino.
La mujer transexual es mujer desde siempre. Su problema: haber nacido en un cuerpo masculino.
 
¿Te dan miedo o te han dado miedo alguna vez los transexuales por culpa de todo lo que se dice de ellos?
 
Nunca. Incluso me fastidiaba que la gente de mi alrededor usara términos despectivos hacia este colectivo (hacia cualquier colectivo, en realidad, que fuera “distinto” a como se supone que debe ser)
 
¿Puedes contarnos alguna anécdota ocurrida con alguno?
 
Al principio, iba con pies de plomo. Me daba miedo decir algo inoportuno que hiciera que esa persona se sintiera mal. No era natural y metí la pata en varias ocasiones.
Los errores más frecuentes que he cometido han sido, por ejemplo, disculparme cada tres palabras que decía, antes de dar una opinión… al final me dijo: “¡Deja de tratarme como si fuera de cristal! Si haces así continuamente, empeoras las cosas”.
Ahora he comenzado a darme cuenta de que se puede hablar con una persona transexual de todo, sin temor a dañarla, pero siempre respetándola, como respetarías a cualquiera de tus amigos.
A veces me paro a pensar. No conozco a ninguna persona en silla de ruedas, pero creo que si alguna vez conociera a alguna, volvería a cometer los mismos errores con ella, hasta que me diera el “guantazo” para hacerme comprender que es uno más, con un problema distinto a los que yo pueda tener.
 
¿Como percibe la transexualidad la gente de tu entorno?
 
La gente de mi entorno está criada en la antigua escuela. Creo que serían capaces de comprenderlo mejor si dejaran a un lado los prejuicios. Con prejuicios no me refiero a prejuicios hacia la transexualidad, sino a prejuicios externos, a como se les vería si tuvieran contacto con un transexual.
Sinceramente, creo que los que tienen más prejuicios hacia los transexuales, son los hombres no transexuales. Precisamente por demostrar su hombría.
Pero también sé una cosa: si yo hubiera nacido con este problema, habría tenido todo el apoyo de mi familia.
 
¿Que soluciones propondrías para mejorar la vida de estas personas?
 
Hoy en día se hacen muchas campañas a favor de los homosexuales. Creo que el día que comiencen a hacerse campañas a favor de los transexuales, que dejen de verse como algo excepcional, se mejorará todo.
Quizás se debiera comenzar por los medios de comunicación, que es lo que más le llega a la gente. Hacer campañas informativas para ellos, como deben tratar el tema transexual. Muchos se las dan de tolerantes, pero la tolerancia no es suficiente, hay que saber cómo tratar a la persona transexual.  Hoy en día, abres un periódico, o ves un programa, y aunque tratan el tema desde un punto de vista positivo, siguen confundiendo los términos: hablándole a la mujer transexual en masculino, al hombre transexual en femenino e incluso llamándoles por los nombres con que fueron bautizados.
Muchos de estos programas sólo buscan el morbo o, aunque vayan con buena intención, hacen más daño que beneficio. Los propios transexuales deberían negarse a ir a ciertos programas. Ni siquiera estoy hablando ya de programas de cotilleos, puesto que incluso aquí, una persona transexual puede demostrar su dignidad. Me refiero a ciertos reportajes que, tras la máscara informativa y tolerante, esconden en realidad el deseo de dar morbo y sacar siempre lo mismo. No denuncian la prostitución, sino que lo que muestran en realidad, es transexualidad=prostitución. Y esto es una gran mentira.
Es cierto que a causa de la transfobia y la discriminación son muchas las mujeres transexuales que se ven obligadas a buscarse la vida de esta forma. Pero también es cierto que, afortunadamente, no todos los casos son iguales. Hay mujeres transexuales abogadas, peluqueras, asesoras, economistas, maestras, historiadoras, matemáticas, investigadoras… la transexualidad no significa prostitución. Eso es algo que la mayoría de los ciudadanos no entienden. Este tipo de programas que buscan el morbo y dar mala imagen a la transexualidad, deberían ser denunciados y no permitidos. Así es normal que paguen justos por pecadores y que, cuando hay un programa que quiere hacer algo de verdad serio, se encuentre con trabas al pedir la colaboración transexual.
Con la Ley de Identidad de Género, la lucha parece haber llegado a su fin, pero no ha hecho más que empezar. Ahora es cuando la transexualidad se está dando a conocer, y creo que con la visibilidad, también es necesaria la normalización.
¿Para mejorar la vida de una persona transexual? Sin duda erradicar la discriminación sobre todo a la hora de buscar empleo. Lo difícil es cómo erradicarla. Creo que la manera más fácil y rápida sería, como ya he dicho, educando a los medios de comunicación, claro que no es cosa fácil.
 
Luego  ¿no hay bastante información con respecto a este tema?
 
¿Información? Depende de a qué información te refieras. Información educativa, no. Decididamente no. No hay suficiente.
Recuerdo que para encontrar una página de información educativa transexual, tuve que tragarme varios cientos de contactos y pornografía.
Mientras estas páginas sean más numerosas, nunca habrá suficiente información.
Incluso entre los propios transexuales hay desinformación. Todos y todas se encuentran desprotegidos y asustados ante las reacciones que su cuerpo y su salud puedan experimentar en la Reasignación y en el tratamiento hormonal. Incluso muchos tienen problemas morales… La información nunca es demasiada.
 
¿La sociedad está concienciada de que hay un porcentaje de su población que vive este problema?
 
Creo que es un tema que la gente prefiere ignorar por miedo. Lo desconocido siempre da miedo, y la transexualidad es una gran desconocida.
Saben que hay algo, pero nadie concreta ese algo. Prefieren pasar de largo y meter a homosexuales, travestis y transexuales en el mismo saco. Es un problema.
 
¿Qué opinas del cambio de sexo?
 
¿Cambio de sexo? Querrás decir Reasignación de Sexo. El sexo no se cambia, se adapta al verdadero sexo.
Si yo fuera transexual, me sometería a operaciones para adecuar mi sexo físico a mi sexo psíquico. El único problema que le encuentro es en la Reasignación de mujer-a-hombre. Es una operación que aún no está adelantada, quizás porque el transexual masculino siempre ha estado escondido, no ha sido como la mujer. Hoy por hoy, va saliendo más a la luz, las operaciones quirúrgicas están más solicitadas. Se debería experimentar más en este campo. Sería interesante, no sólo a nivel transexual, sino a nivel de lesiones en hombres no transexuales.
Por otro lado, se debería dejar bien claro que es muy distinto a una operación estética. Las operaciones de Reasignación de Sexo no sirven para hacerte más guapo/a, quitarte caderas o convertirte en modelo. Es una cuestión de salud, no de capricho y como tal, debería estar cubierta por la SS.
Muchos ponen el grito en el cielo cuando me oyen decir esto: “¿QUÉ PASA ENTONCES CON LAS GAFAS, LOS APARATOS DENTALES?” gritan.
Yo uso gafas, necesito que me saquen tres muelas de juicio y además soy alérgica, que tampoco me pasa la SS los medicamentos y son muy caros.
Nada de eso está cubierto por la SS, pero no por eso dejo de reconocer que la operación de Reasignación es igual de necesaria. ¿Por qué tiene que ser incompatible la operación con las gafas, la dentadura y tantos otros medicamentos que debería pasar la SS? Lo que pasa es que cuando vemos que alguien, tras muchos años de esfuerzo y lucha, consigue algo, la envidia nos come porque nosotros no lo tenemos. No lo tenemos porque no hemos salido a luchar por ello. No hemos protestado. Pero no veo, desde mi punto de vista, que tenga que ser incompatible una cosa con otra.
También dicen que se llevará mucho dinero. Pero tengamos en cuenta que el sector transexual no es muy grande. Añadamos que los transexuales masculinos cada vez están menos decididos a operarse por los malísimos resultados y prefieren esperar a que las técnicas estén más avanzadas. Y no olvidemos a  otros muchos que, desafortunadamente, por problemas de salud o edad, no pueden someterse a esa operación. Al final no nos sale tan caro. Más caro está saliendo, por poner un ejemplo, el tranvía y el metro a Sevilla.
 
¿Relacionas el transexualismo con alguna enfermedad mental conocida o desconocida para ti?
 
No, para nada. Afortunadamente he conversado largo y tendido con transexuales, he tenido contacto con ellos. No están más locos ni más cuerdos que mi vecino del quinto o mi padre.
 
¿Ser transexual esta reñido con ser decente, o con tener principios y valores?
 
He conocido transexuales con principios y valores y decencia superiores a los míos. He conocido transexuales con principios y valores y decencia iguales a los míos. He conocido transexuales con principios y valores y decencia por debajo de los míos. He conocido transexuales sin valores, sin decencia y sin principios.
Por supuesto que no está reñido una cosa con la otra. Ante todo hay que empezar a quitar etiquetas. Son necesarias en este caso porque si no existieran, no habría problema. No existiría la transexualidad. Pero esa etiqueta sólo sirve para nombrar ese problema. Hay que aprender a separar transexual y persona.
Es como si me preguntaras si ser inválido o ciego está reñido con tener valores, principios y decencia.
 
¿Qué debe hacer, a tu juicio, una persona que sufre disforia de género?
 
·         Informarse. Informarse muy bien. Buscar ayuda en páginas webs, foros, asociaciones de su ciudad. Afortunadamente, los tiempos cambian. Internet está más o menos al alcance de todos, la gente no se calla este problema y todo el mundo está dispuesto a echar una mano.
·         Darse cuenta que no es culpable de lo que le ocurre, no es un castigo, no es una vergüenza. Le puede ocurrir a cualquiera
·         Prepararse. El camino del transexual no es fácil, necesita una preparación, unos estudios, una carrera. Cuanto más preparado esté en la vida, más posibilidades tendrá de salir adelante, de permitirse su reasignación.
·         NO automedicarse. Eso jamás.
·         Aceptarse y quererse. Es un problema, pero no es tan grave como haber nacido con una deficiencia mental o ser un vegetal. Hay cosas peores.
·         Ser él mismo o ella misma. Si termina haciendo lo que los demás quieren, no podrá ser feliz. Tomar sus propias decisiones. Con esto me refiero a que no deje su reasignación si quiere hacerla por chantajes emocionales o amenazas. Pero también me refiero a que no haga nada si no está seguro o no quiere por las circunstancias que sea, si alguien le insta, le insiste. Lo que haga tiene que hacerlo porque él o ella realmente quiera. Porque esté seguro/a que es lo que desea y que ese es su camino. No porque nadie le insista o le inste. Cada cual debe ser su propia brújula y guiarse por lo que quiere. Con esto no digo que una persona se cambie de sexo porque otra quiera, porque eso sí sería una enfermedad mental. Con lo que he dicho, me refiero a que cuando dé los pasos que sea, que sepa que es su momento, que lo haga porque sepa que es ese momento y no otro. Que esté seguro/a de lo que hace, cuándo lo hace y por qué lo hace. Que sea libre, en toda la extensión de la palabra. 
·         Respetarse a sí mismo. Si te respetas a ti mismo, encontrarás el respeto de los demás.
 
¿Conoces a varias personas transexuales?
 

Sí, claro, llevo un foro y participo en una web.
 

¿Eres una persona moderna?
 

¿Qué es eso de la modernidad? Conozco gente muy joven que sale de marcha todos los días y se acuestan con quien les da la gana y luego sus ideales son los de crogmanon. Conozco gente que no sale, o que prefiere una biblioteca o la ópera a un concierto de rock, conozco a gente mayor, cuya mentalidad es abierta y moderna. Pertenezco a los últimos.
 

¿Qué te pone de muy mal humor?
 

Sentirme sola e inútil
 

¿Crees en la vida después de la muerte?
 

 

¿Crees en Dios?
 

 

¿Sabes guardar un secreto?
 

Guardo miles de secretos, míos incluidos.
 

¿Cómo te relacionas con los niños?
 

Me encantan los niños. Creo que a los niños no hay que tratarlos como tal, sino primeramente como personas. Y con esto me refiero a que no hay que pensar que lo que dicen son tonterías. Se aprende mucho de ellos.
 

¿Alguna vez pensaste en un cambio de look? Por ejemplo, dejarse el pelo largo o cortárselo.
 

Sí, pero pienso mucho las cosas antes de hacerlas, aunque sean pequeñas tonterías como la de cortarse el pelo.
 

¿Conservas los juguetes de cuando eras pequeña?
 

No todos, sólo un ET de plástico que siempre me acompañaba. Guardo libros que leía cuando era pequeña, eso sí. Eran mis mejores amigos, y mis mejores juguetes
 

¿Eres homosexual?
 

No
 

¿Qué opinas de la homosexualidad?
 

Pues no opino nada, es algo normal
 

¿El amor lo puede todo? ¿Qué no puede el amor?
 

Sí, todo
 

Dime una cosa sencilla que te guste mucho hacer.
 

Tomar un café con alguien, sentados, hablando tranquilamente de todo y de nada
 

¿Crees en los milagros?
 

Sí, por supuesto. Estamos rodeados de milagros, lo difícil es saber verlos
 

¿Puedes decirme algo que te parezca ridículo?
 

Que alguien ridiculice a otros por sus ideales o por su comportamiento.
 

¿Te han diagnosticado alguna enfermedad mental?
 

No
 

¿Tienes antecedentes penales?
 

No
 

Vivir encerrado en un cuerpo del otro género: ¿quién o qué es responsable de ese error?
 

La naturaleza
 

Muchas gracias
 
Gracias a ti.
 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: