Identidad de Género

Entrevista a Iván Garde

 

Regresar a Web

 

  Ivan Garde es presidente y co-fundador de la asociacion navarra de transexuales.

¿En que momento te das cuenta de que eres transexual?  

Uno no se da cuenta en algún momento concreto, es una evolución a lo largo de la vida, cuando vas dando forma y nombre a diferentes vivencias interiores y sociales, y de una manera cíclica, vas analizando, interpretando y descubriendo tu identidad, aproximándote al conocimiento de ti mismo en ocasiones y alejándote por autoengaño o renuncias, a tu ser interior otras. Cuando ya no hay otra alternativa de solución a tu malestar, cuando tu análisis encuentra respuestas en la transexualidad, que no pueden ser contestadas de otra forma, cuando te ves reflejado en otras personas transexuales, cuando por fin ves tu futuro a través del presente de otras personas transexuales y te das cuenta de tu posibilidad de salida a tu ostracismo mediante el proceso transexual, tomas la decisión de elaborar estrategias, para conseguir llevarlo acabo. Y esto sucede varias veces a lo largo de tu vida, tomando, abandonando y retomando hasta que tu maduración, independencia y evolución te lleva a dar el paso definitivo. 

¿Podrías contarme alguna anécdota de tu infancia relacionada con tu transexualidad?   En mi infancia, siempre me mostré como un niño, al encontrar una limitación física en relación a un primo mío, mientras jugábamos a lanzar piedras a un río, por mi falta de fuerza, recibí el mensaje mas fuerte en relación a mi transexualidad, yo no entendía la razón por la que yo no podía lanzar tan lejos como él y eso me produjo una enorme sensación de frustración, malestar y enfado. Y eso se me quedo profundamente grabado.  

¿Y alguna anécdota ya de adulto?  

Más que una anécdota fue una clave, comencé a ir al psicólogo, para que me hiciera un psicoanálisis. Ella, interpretaba lo que yo le iba contando y yo recibía en su análisis la evidencia de que su interpretación estaba muy alejada de mi propia vivencia y percepción, pero a través de una frase comencé a responder por mi mismo y a comprender las razones de mis frustraciones y problemas de relación. En concreto, hubo varios puntos importantes. La frase fue “la importancia de la mirada del otro” así descubrí que yo no era “lesbiana” y como es diferente la relación entre dos mujeres lesbianas y un hombre transexual con una mujer.   Cuando una mujer lesbiana, se relacionaba sexualmente con mi cuerpo, en su mirada, me devolvía el deseo hacia mi cuerpo de mujer, y eso me imposibilitaba disfrutar de le relación, mientras que si tenia una relación sexual con una mujer heterosexual, su mirada me devolvía el deseo hacia mi ser interior masculino, lo que hacia que yo trascendiera a mi cuerpo de mujer incluso pudiendo visualizarlo interiormente como de hombre, pudiendo disfrutar plenamente de la relación sexual. De la misma forma en mi relación con mi entorno masculino, yo adoraba a mi abuelo y a mi hermano mediano, mientras rechazaba profundamente a mi padre, y esto era porque en su trato sucedía algo similar, mi abuelo nunca me trato como a una niña, o al menos él no me devolvía eso, ni mi hermano, mientras que la relación con mi padre era proteccionista, y eso me molestaba profundamente, pues lo que yo esperaba era un trato similar al de mis hermanos varones, y no similar al de mis hermanas mujeres, que era el que me daba. 

¿A quien se lo contaste por vez primera?  

Fue a una amiga con la que convivía ya con 33 años, Juntos vimos un programa donde se mostraba el proceso transexual en hombres transexuales, que ella grabó supongo motivada por mi masculinidad mostrada, y fue de esa manera que juntos analizamos y de alguna manera se hizo evidente y consciente y a ella en ese momento y a mi mismo lo reconocí. 

¿Que les dirías a aquellos que piensan que padeces un trastorno mental?  

Que la ignorancia es atrevida, que si analizamos sin empatizar, sin conocer salvo nuestra realidad es probable que nos equivoquemos, si todo lo que no entendemos, lo que no sabemos interpretar, lo que nos es ajeno lo demonizamos, tenemos un grabe problema de desconexión con la realidad. Esto le sucede a aquellos que piensan que los que no son como ellos están locos, a lo largo de la historia se ha cometido el mismo error constantemente, el ser humano tiende a ser simplista, a interpretarlo todo en base a las propias limitaciones, y a creerse único y por encima de su entorno. Eso le lleva a error constantemente. Por desgracia aquellos que somos calificados erróneamente, tenemos que sufrir el añadido, para que se nos respete, de demostrar ese error de los que para nuestra desgracia ostentan el poder de anularnos y hacer ver el error a quien no quiere reconocerlo es sumamente difícil, especialmente si cree, que reconocerlo le restara poder, prestigio, incluso espacio, pues si nos considera iguales creerá que tiene que ceder parte del suyo para nosotros y eso suele molestar bastante. 

¿Crees que el transexual puede encontrar un equilibrio si no llega a reasignarse?

  Evidentemente depende de cada persona transexual, toda generalización tiende a simplificar y no se debe caer en el error que criticamos. La sociedad tiene la responsabilidad de dar espacio y posibilidades a cada persona individual para que pueda desarrollar su potencial y encontrar su equilibrio. Hemos de entender que la ciencia y el progreso deben estar al servicio del hombre, del ser humano en toda su diversidad. Si una persona transexual puede encontrar su equilibrio por medio de la reasignación, esta ha de ser facilitada, pues inevitablemente el equilibrio de esta persona redundara en su contribución al bienestar de su entorno social. 

¿Por qué crees que la transexualidad esta mal vista en nuestra sociedad?  

Por lo que he dicho antes, lo que desconocemos o no entendemos, o lo sacralizamos  o lo demonizamos, en nuestra cultura la transexualidad ha sido demonizada.  

¿Te has sentido solo en este camino?  

Por fortuna no, si bien en un principio, encontré enormes dificultades para informarme correctamente, y eso hizo que cometiera errores insalvables que arrastrare toda mi vida, finalmente conseguí, “enderezar” mi trayectoria, e incidir en mi entorno hasta ser respetado lo suficiente para poder vivir lo mas dignamente posible. Si bien esta tarea es constante e inacabable; hoy tengo firmes bastiones afectivos que me sustentan en mi lucha diaria, y me proporcionan la energía, el descanso y el equilibrio necesarios, para sostenerme ante quienes pretenden marginarme, herirme, denostarme, por su incapacidad de respetarme como hombre, por su errónea interpretación de mi transexualidad. 

¿Tienes alguna teoría respecto a por qué se da el transexualismo?  

Si, la respuesta es clara y evidente en la línea de mi pensamiento global, el ser humano así como la naturaleza, de la que forma parte, es complejo y diverso. La transexualidad es una muestra de la diversidad, y de la manera errónea que tiene el hombre de definirse y de interpretar su entorno, como realidad dual simplista. El ser hombre o mujer no es una esencia estanca, ni generalizable, a la que le correspondan características o atributos cuantificables, nos queda mucho por descubrir, conocer y asimilar de lo que somos. 

¿Como se debe tratar a un transexual?  

A una persona transexual se le debe de tratar igual que a cualquier persona, con respeto a su integridad, su identidad, su dignidad y su individualidad. 

¿Te han diagnosticado alguna enfermedad mental?  

Si, en algún momento, si, alguna me han llegado a diagnosticar… 

¿Te gusta ser transexual?  

Simplemente me acepto en toda mi magnitud personal. La transexualidad es una de las características que forman parte de mi, pero que no me define. 

¿Eres una persona de fe?  

Sí, tengo fe en mi mismo, en la naturaleza, en el conocimiento, en la evolución, en el equilibrio, en la verdad…y en muchas otras cosas. Pero no soy religioso, ni supersticioso. No creo ni en Dioses, ni en Dios. 

¿Consideras la transexualidad como una enfermedad? ¿Como una maldición?  

Todo lo contrario, descubrir mi transexualidad fue una bendición, por fin entendía la naturaleza de mis frustraciones, mis problemas sociales, de relación etc. Por fin entendía la razón de mi forma de ser y de pensar. Y respecto a la enfermedad, quien esta enferma para mi, es una sociedad que ha permitido y permite sin hacer nada el sufrimiento de un tanto por ciento elevado de sus miembros, en un porcentaje pequeño por el hecho de su transexualidad, pero en porcentajes mucho mayores por distintas marginaciones sociales. 

¿Por qué hay tantos transexuales dedicados a la prostitución?  

Apenas hay algún hombre que se dedica a la prostitución, la mayoría de personas transexuales que lo hacen son mujeres, De nuevo dar una generalización como respuesta seria injusta, si bien es fácil pensar que sea, la causa principal el no haber alternativas laborales. Para saber esto con certeza, se debería eliminar la discriminación laboral a mujeres transexuales, si al tener plena igualdad de oportunidades laborales se siguiera manteniendo la proporción de mujeres transexuales que se dedicasen a la prostitución, entonces se podrían manejar otras posibles causas. 

¿Alguna vez has dudado de tu condición de transexual?  

La transexualidad no la considero una condición, en estos momentos lo que es mi transexualidad, es un hecho, he llevado un proceso y esto es indudable… y esto ha “adjetivado” mi condición de hombre, soy un hombre transexual, y esto tampoco me plantea dudas. Porque las dudas que tuve acerca de mi identidad y de mi condición ya las solvente. Las dudas no eran tan simples como soy transexual o no soy transexual. La duda era ¿Qué clase de persona soy? ¿Dónde encajo mejor? ¿Qué es ser un hombre? ¿Qué es ser una mujer? ¿Por qué no soporto vivir como mujer? ¿Qué puedo hacer para llevar una vida digna y conforme a quien yo soy? ¿De que manera puedo llevar a cabo mi desarrollo personal y social? 

¿Has sufrido palizas, malos tratos físicos o psíquicos por causa de ser transexual?  

Jamás he sufrido malos tratos físicos o palizas, por ninguna causa por fortuna. Sin embargo los maltratos psicológicos no solo los he padecido durante toda mi vida, sino que sigo sufriéndolos a pesar que trato de alejarme de quien sospecho puede infringírmelos. Y no es la causa el ser un hombre transexual, sino la ignorancia y la falta de respeto de quienes a veces sin voluntad dañan profundamente.  

¿Has sido discriminado?  

Si, de una forma descarada y de frente muy pocas veces, pero de una manera sutil, si, en cuanto alguien me reconoce como persona transexual. Radicalmente cambia su actitud y su forma de trato, la forma de mirarte, de tratarte, los comentarios… 

¿Has sentido vergüenza?  

En general suelo sentir una profunda vergüenza ajena. Tristeza. Desanimo. Y la certeza de que voy a tener que pasarme la vida trabajando por normalizar mi vida, cuando podría dedicarla a cosas menos arduas y mas productivas quizá, para mi personalmente, a corto plazo. 

¿Te sientes orgulloso de tu condición de transexual?  

Pues repito lo de antes me siento orgulloso de mi condición de ser humano, y de mi personal forma de ser humano, me siento orgulloso de quien soy, de cómo soy, del hombre que voy construyendo cada día en mi.

Iván Garde

A %d blogueros les gusta esto: